El cementerio de Las Manchas vive su celebración más triste: sin visitas, bajo la ceniza y en riesgo de desaparecer