Centenares de aficionados del Cádiz toman las calles pese a las advertencias del club y el Ayuntamiento