La suspensión del Rocío no evita que cientos de peregrinos acudan a la aldea almonteña