Los clientes de una sucursal bancaria de Oliva sorprenden a los trabajadores con un aplauso