Coches clásicos circulan por el centro de Barcelona para protestar contra la zona de bajas emisiones