Colas en un laboratorio privado de Barcelona para hacerse las pruebas de la COVID-19