Tres de cada cuatro colillas acaban en el suelo o en espacios naturales

Tres de cada cuatro colillas acaban en el suelo o en espacios naturales