Un conductor sufre un ictus cuando circulaba por la A-52 en Pontevedra y acaba chocando contra la mediana