El coronavirus deja un enorme vacío en el espacio aéreo español

Pau Marín