Una falsa procesión, un alemán errante y otras violaciones del confinamiento