Un pasajero inesperado: un corzo corre por las vías del Metro de Valencia