Los cadáveres deberán esperar dos años para ser incinerados en Barcelona ante la alta demanda del servicio

"Cambiazo" de ataúdes: "El muerto no era Sebastián, sino un guardia civil"