Crónica de una Nochevieja íntima y desangelada con calles vacías y reuniones limitadas