Cuando los músicos se confinan: notas para una pandemia