De cómo la desesperación de una vecina al borde del desahucio consigue que Vox y Adelante se unan