Los destrozos con los que Madrid justifica los casi 1.400 millones en pérdidas por Filomena