Los dos metros de distancia, casi imposibles de cumplir en el deporte al aire libre en ciudad