El dueño de Magrudis sabía que había listeria en su fábrica desde diciembre de 2018, según la jueza