Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada (recopilan datos sobre tus gustos y perfil).

Si continúas navegando por el sitio, estás aceptando su uso.

Puedes rechazar la utilización de cookies u obtener más información al respecto en nuestra Política de Cookies

A través de cualquiera de las páginas webs del Grupo tiene la opción de personalizar las cookies tal y como desee.

Faltan profesores de matemáticas en España: "Pocos graduados tienen ahora la docencia como primera opción"

  • La enseñanza ya no es la salida natural de los que estudian el grado de Matemáticas en la Universidad, ahora prefieren otras opciones centradas en el mundo de la empresa

  • Químicos, físicos, ingenieros y arquitectos cubren cada vez más plazas que quedan desiertas para ser profesor de Matemáticas

  • Si hace unos años se pedía solo un cinco para acceder al grado de Matemáticas, ahora la nota de acceso es de más de un 12 sobre 14

Los profesores de matemáticas empiezan a convertirse en un bien preciado. En la última convocatoria de oposiciones en julio en Galicia para cubrir plazas de estos docentes en centros públicos de secundaria muchas se quedaron desiertas. De 136 que se convocaron, una treintena no se cubrieron. Ocurrió lo mismo el año pasado en las comunidades donde se convocaron, donde más de 720 plazas de profesor de Matemáticas de secundaria se quedaron sin cubrir. No hay suficientes titulados matemáticos que se presenten.

La enseñanza ya no es la salida natural de los que estudian el grado de Matemáticas en la Universidad. Ahora prefieren otras opciones, más centradas en el mundo de la empresa. “Pocos graduados tienen como primera opción, y a veces ni como segunda, la docencia. Al final están accediendo cada vez más a estas plazas personas que se formaron en otros grados, como Química, Física, ingenierías, Arquitectura, que a lo mejor en su campo no tienen tanta salida laboral”, asegura Julio Rodríguez Taboada, presidente de la Federación Española de Sociedades de Profesores de Matemáticas (FESPM), 33 años dedicado a la docencia y profesor de esta asignatura un instituto público en Moaña (Pontevedra). “Las Matemáticas es una materia que probablemente más horas semanales tenga en el currículo y eso hace que hagan falta muchos docentes de Matemáticas en todas las etapas”, añade.

La realidad es que la bolsa de trabajo para ser profesor de Matemáticas se agota rápido por lo que las plazas acaban por cubrirlas en muchas ocasiones personas que no se han sacado la oposición -basta con firmar el examen para poder entrar en la bolsa de trabajo-. El 80% de los que logran una plaza son interinos con experiencia en el aula.

Profesor de Matemáticas puede ser cualquier graduado que tenga el máster de profesor de secundaria, que es lo que, desde hace unos años, te habilita para poder serlo y presentarte a las oposiciones para profesor de esta asignatura en centros públicos de ESO y Bachillerato. Para acceder a este máster en las universidades públicas se accede por la nota que se haya obtenido en el grado. Aun así, hay algunas universidades que priorizan el acceso a alumnos de Matemáticas en el itinerario de matemáticas, pero otras no tienen ese filtro y al final acaban matriculándose estudiantes de otros grados con una nota en la carrera más alta para hacer el máster. "Y esto al final puede ser una desmotivación para los graduados en Matemáticas a la hora de hacer este máster al no poderlo hacer en una universidad pública", asegura la presidenta de la Comisión de Educación de la Real Sociedad Matemática Española (RSME), Irene Ferrando, profesora de didáctica de las matemáticas en la Universidad de Valencia.

De una calificación de 5 a más de un 12

Si hace unos años se pedía solo un cinco para acceder al grado de Matemáticas, ahora la nota de acceso es de más de un 12 sobre 14, por no hablar de dobles grados como el de Matemáticas con Física donde se exige la calificación más alta de todas las carreras, con un 13,85 en la Universidad Complutense el pasado junio. El perfil del alumnado ha cambiado en los últimos 15-20 años. "Ahora mismo la carrera de Matemáticas tiene un prestigio social importante y alumnos muy brillantes eligen ahora cursarla. La mayoría tiene unas expectativas laborales que creen que siendo profesor no van a poder tener de alguna forma. Ahora se matriculan, además, más chicos que chicas", señala Ferrando.

Aparte de que cada vez hay más demanda para estudiar el grado de Matemáticas, se ha reducido el número de plazas progresivamente en las facultades, lo que explica en parte que haya subido la nota de acceso. "La razón es que falta profesorado en las facultades, pero también que se ha intentado promover la excelencia del alumnado que accede a estos estudios", asegura la presidenta de la Comisión de Educación de la RSME.

Lo cierto es que las empresas cada vez demandan más perfiles profesionales que hayan estudiado Matemáticas que sepan analizar y resolver problemas, incluso antes de terminar la carrera. “Los matemáticos son ahora unos profesionales muy demandados y teniendo en cuenta la publicidad que se hace de las matemáticas y lo que se divulga y se quiere vender para sus salidas, la docencia es el patito feo”, explica Rodríguez Taboada.

El desarrollo de la inteligencia artificial o el 'big data' son ámbitos donde los matemáticos se mueven con soltura. "La formación que te da el grado de Matemáticas es muy completa, y si bien no te enseñan cómo funciona una empresa, todo lo que aprendes te ayuda a entender mejor a organizar y resolver problemas de cualquier tipo. Es una carrera que desarrolla la mente analítica, un punto muy fuerte para trabajar en una empresa", apunta Ferrando.

1.700 euros de sueldo al mes

Al final, solo los muy vocacionales se animan a la docencia teniendo en cuenta que, tras estudiar la carrera, han de realizar un máster obligatorio y sacarse una oposición para ganar unos 1.700-1.800 netos al mes.  “El hecho de que una persona sea ingeniero o químico o arquitecto no significa que no pueda ser un gran profesor de matemática, de hecho, conozco a algún arquitecto que lo es. Pero creo que la visión que se da de las matemáticas en muchos otros grados no es el mismo que se da en el grado de Matemáticas. En otras carreras se ve como una ‘herramienta para’ y no como un fin”, explica Rodríguez Taboada. “Un buen profesor de Matemáticas debe tener un conocimiento amplio de la matemática, de su historia, de sus conexiones con otras áreas, de su didáctica. Y tener claro que lo que uno enseña no es lo que un alumno aprende y lo importante es esto último”.

En otros países ya estudian qué problemas podría acarrear que los profesores de esta asignatura no sean matemáticos. "Los profesores que imparten Matemáticas en los institutos y son graduados en Biología, Geología o Química, no tienen una formación matemática suficiente", asegura Ferrando. "En algunos casos caso ni siquiera ha cursado el máster de profesorado del itinerario de matemáticas, por lo que tampoco tienen una formación didáctica de matemáticas suficiente", añade.