Los niños que van al comedor son más altos, rinden más y tienen mayores ingresos, según un estudio sueco

Un comedor escolar