Los bilingües detectan mejor que los monolingües los discursos manipuladores

Los bilingües detectan mejor que los monolingües los discursos manipuladores