Castells impone unos requisitos mínimos para que una institución pueda llamarse universidad

Castells impone unos requisitos mínimos para que una institución pueda llamarse universidad