Los editores de libros de texto rectifican y dicen ahora que no reciben presiones políticas desde hace 18 años

Los editores de libros de textos rectifican y dicen ahora que no reciben presiones políticas desde hace 18 años