El homenaje a Liso, el conserje de un colegio gallego, por su jubilación: “Me quedé sin lágrimas de tanto cariño”