El profesor de Murcia objetor al pin parental: “Es una mezquindad, una indecencia y una doble humillación”