Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada (recopilan datos sobre tus gustos y perfil).

Si continúas navegando por el sitio, estás aceptando su uso.

Puedes rechazar la utilización de cookies u obtener más información al respecto en nuestra Política de Cookies

A través de cualquiera de las páginas webs del Grupo tiene la opción de personalizar las cookies tal y como desee.

Semáforos en los baños y un aula para aislar a los posibles positivos: así será la vuelta a clase en un colegio de Galicia

14/08/202016:31h.
  • Los centros escolares de Galicia preparan sus propios planes de actuación ante la COVID-19, tomando como base el protocolo establecido por la Xunta

  • Algunos han introducido medidas adicionales: conocemos las que ha determinado colegio San Tomé de Cambados, en Pontevedra

  • La Xunta obliga a los centros a contar con aulas de contingencia para aislar a los alumnos que presenten síntomas compatibles con el coronavirus durante la jornada

Los equipos directivos de los centros escolares de Galicia trabajan estos días contrarreloj. A menos de un mes del regreso a las aulas, ultiman sus planes de contingencia frente al coronavirus. Algunos de ellos, como el CEIP San Tomé de Cambados (Pontevedra), ha decidido introducir medidas adicionales a las establecidas en el protocolo de la Xunta.

La Consellería de Educación ha determinado unas normas que todos los centros escolares deben cumplir. Entre las claves, las llamadas aulas 'burbuja' en infantil y primaria. Se trata de grupos de convivencia, hasta un tope de 25 alumnos, en los que los escolares pueden relacionarse entre sí sin mascarilla y sin distancia de seguridad, siempre y cuando no se mezclen con estudiantes de otras aulas. Algo que no se podrá hacer en la ESO, donde los alumnos sí tendrán que mantener un metro de distancia entre pupitres y, en el caso de que las dimensiones del aula no lo permitan, los alumnos deberán llevar mascarilla.

Se evitará compartir material y si es común se desinfectará siempre que lo use un alumno. Habrá hidrogel en todas las clases y los accesos se harán en diferentes turnos. Además, cada centro tendrá una habitación para aislar a los alumnos que puedan desarrollar síntomas compatibles con el virus durante la jornada escolar.

Ese protocolo establece que cada centro tendrá que desarrollar un plan de actuación para el curso que, como mínimo, recoja las medidas establecidas por la Xunta, sin perjuicio de las adicionales medidas de seguridad que considere convenientes.

 El plan del colegio San Tomé de Cambados, un modelo a seguir para Educación

El plan de contingencia que ha desarrollado el colegio San Tomé de Cambados es uno de los modelos a seguir para la Consellería de Educación. “El riesgo cero no existe, pero a partir de este plan intentaremos minimizar el máximo posible los riesgos”, comenta a NIUS Manuel Felpeto, el directo del centro.

Estas son las medidas más importantes:

  • Entradas secuenciadas, por turnos y diferentes accesos. Cada grupo entrará al centro por puertas diferentes. Y los que lo hagan por la misma entrada lo harán en franjas horarias distintas. El objetivo es que grupos de diferentes niveles no se crucen.
  • Rutas marcadas para cada clase.
  • Patio con zonas acotadas. Habrá dos turnos de recreo, uno para infantil y otro para primaria. El patio se dividirá en zonas para que cada nivel educativo tenga su espacio y evitar interactuaciones con otros niveles. Las entradas y salidas al recreo también serán secuenciadas.
  • Solo una persona por familia podrá acceder al centro. Se limita el acceso de familiares para recoger a los niños.
  • Aulas 'burbuja', divididas a su vez en grupos de cuatro. En teoría, dentro de esas aulas no tendrían por qué usar mascarilla ni tener distancia social, según el protocolo de la Xunta y las directrices del Ministerio. Pero en este colegio, para incrementar la seguridad, crearán grupos de cuatro alumnos dentro de las aulas burbuja. Distribuirán los pupitres en grupos de cuatro con una quinta mesa en el medio, que actúa como elemento separador. Un grupo de alumnos no podrá relacionarse con otro, aunque pertenezcan a la misma aula, sin antes ponerse la mascarilla.
  • Los alumnos deben de llevar mascarilla siempre que no estén sentados en su pupitre. Para ir al patio, para caminar por los pasillos, para acudir a otras clases...
  • Los profesores llevarán mascarilla durante toda la jornada.
  • Semáforos en los aseos para entrar por turnos. El uso de los aseos puede implicar que varios alumnos coincidan en ellos. Para que eso no suceda, han colgado un semáforo de papel en la entrada. Si está en rojo, el alumno que quiera acceder no podrá hacerlo hasta que salga el compañero que está dentro.
  • Dentro de los aseos cada clase tendrá asignado un sanitario. En los casos en los que sea posible. 
  • Ni profesores ni alumnos que tengan síntomas podrán ir al colegio. Como marca el protocolo de la Xunta, se prohíbe que los niños acudan al colegio son síntomas compatibles con el coronavirus.

Aula de contingencia para aislar a los alumnos con síntomas

Como marca el protocolo de la Xunta de Galicia, si durante la jornada escolar alguien desarrollase síntomas compatibles con el coronavirus se actuaría de la siguiente manera:

  • Si es un profesor. Se le mandaría a casa de manera inmediata. El centro tendría que comunicarlo a la Jefatura Territorial de Sanidade y se marcaría la pauta a seguir. A ese docente se le haría la prueba PCR y la Xunta comunicaría al centro si tiene que poner en cuarentena al aula.
  • Si es un alumno. Hay un pequeño espacio, llamada aula de contingencia, donde se aísla al alumno con una persona que cada centro tiene que determinar en su plan de actuación. Se le pondría una mascarilla quirúrgica al niño, además de guantes, y se llamaría a la familia para que acuda al centro a recogerlo, alertando al pediatra para que le haga la correspondiente PCR. El resto de compañeros de la clase se pondrían en cuarentena a la espera del resultado de la prueba. Si diese negativa, todos volverían al aula con normalidad. Si diese positiva, se le haría la prueba a todos.

En caso de que aparezca algún positivo, la Jefatura Territorial de Sanidade será quien decida si se cierra o se pone en cuarentena a una aula, a un nivel o a todo el colegio. El protocolo de la Xunta recoge que si hay tres positivos en tres aulas distintas se valorará el cierre del colegio.

0 comentarios