"Es de vergüenza": mesas en pasillos y alumnos compartiendo silla en un instituto de Cádiz