El aeropuerto madrileño de Barajas desvía todos sus vuelos ante la situación de las pistas por la nieve