'Filomena' en Madrid: el día que el metro se convirtió en un remonte y la Castellana en una pista de esquí