Un mero en plena calle: paseo por la zona cero de Jávea