Las imágenes de satélite muestran el daño sufrido por el Delta del Ebro en el temporal