Médicos a paladas contra la nieve y pacientes transportados en 4x4: cómo la sanidad madrileña esquiva a Filomena