La niebla hace desaparecer la Ópera de Sídney y el puente Harbour