Una ola de 14,77 metros de altura rompe el récord de Baleares