Las piedras de la playa de Moncófar toman las urbanizaciones