Una tormenta de granizo tiñe de blanco las calles de varias localidades del sur de Castellón