Una tromba de agua y granizo deja Albacete teñido de blanco