Una entrada de frío polar trae nieve y heladas a la Península