Enzo, de cinco años, hace sonar la "campana de la vida" tras superar la leucemia