Estampas de un Madrid vacío a mediados de agosto en plena ola de calor