Un estudio español demuestra el uso seguro de la mascarilla mientras se practica deporte