Las explosiones nucleares dejaron una marca de carbono 14 que facilita la detección de falsificaciones artísticas

Las explosiones nucleares dejaron una marca de carbono 14 que facilita la detección de falsificaciones artísticas