En la frontera con Francia todo sigue igual: libre circulación a pesar del estado de alarma