"Gabriel estaba jugando con un hacha y me dijo: 'Tú a mi no me mandas"