A golpe de martillo en una farmacia