La gota fría esquiva Extremadura y su sequía se hace insostenible