Los gritos de alegría de María, de 83 años, vacunada contra el coronavirus en una residencia gallega