Hasta dónde llegaron los restos de la explosión de la planta petroquímica de Tarragona