Heces, comida podrida y muebles inservibles: así dejó una inquilina un piso en Castellón