Historias de una cola de Lotería: "Necesito que me toque"